Celebración 10- Aniversario de GM Fu Sheng Yuan en España

Entre el 9 al 12 de Abril de 2009 se ha realizado en Orense el curso especial para monitores y alumnos avanzados . El objetivo de este curso ha sido consolidar el trabajo de base que se ha realizado durante estos 10 años de entrenamiento continuado bajo la supervisión del Gran Maestro Fu Sheng Yuan, revisando y comprendiendo los pormenores técnicos de cada ejercicio.

La ejecución correcta del patrón de movimientos prepara la base para ejecutar y comprender correctamente los trabajos más avanzados como son el Tuishou y el Fa jin, que nos conducen a la aplicación marcial.

Los errores que aparecen al realizar estos apartados más avanzados tienen que corregirse nuevamente en la forma.

Fueron explicardas con claridad las 8 energías y las 5 direcciones en la forma.

Se trabajó, también, el proceso didáctico del Tuishou y como aparecen esas 8 energías y las 5 direcciones en el msmo.

Dentro del curriculum de la asociación, se indicaron y perfeccionaron las características diferenciadoras en el manejo de las armas : espada, sable y palo.

Se realizó el trabajo de fa jin, expresión externa de la energía, realizando los movimientos explosivos básicos.

En estos ejercicios es fundamental la ejecución correcta de la técnica, ya que de no ser así el daño que podemos causar en nuestro cuerpo puede ser grave, debido a que un ángulo incorrecto de las articulaciones conduce a la producción de lesiones articulares, tendinitis, etc.

El intentar hacer estos trabajos sin la guía de un auténtico Maestro puede traer graves consecuencias en un futuro cercano para la salud del practicante.

En todo esto se profundizó en la medida de las capacidades que cada monitor ha ido desarrollando durante estos años de práctica.

Como primicia, el Maestro Fu Qin Quan nos enseñó la forma simplificada de espada de 28 ejercicios, que su padre ha diseñado para ejecutar en competición y exhibiciones, cumpliendo los requisitos de cualquier rutina marcial.

La forma original de 51 ejercicios resulta muy larga en competiciones y esta simplificación ha quedado realmente muy bella y armoniosa. Simplemente se han sacado algunos ejercicios repetidos dejando los más representativos de la forma original, sin variar ni añadir nada nuevo y respetando todas las características de la forma original.

Algunos maestros que estudiaron bajo la tutela de Yang Cheng Fu, se atrevieron a cambiar la forma original variando la estructura y añadiendo pasos y técnicas diferentes; la familia Fu, que tuvo más de 20 años de práctica constante con él, no ha variado nada.

La familia Fu crearon una simplificación de 28 ejercicios de la forma de puño de 85, y ahora de la de espada, pero no han tocado nada de la técnica, dejando los patrones más significativos para equilibrar la forma y manteniéndose fieles siempre al proverbio que les enseño Yang Chen Fu : “Recuerda siempre de donde viene el agua que bebes hoy”.

Celebración del 10º aniversario :

Con motivo del 10º aniversario del inicio de los cursos del Gran maestro Fu Sheng Yuan en España, y de su 80 cumpleaños, se realizó una cena especial de conmemoración.

Antes de dicha cena se realizó la ceremonia (Bai Shi) de reconocimiento de nuevos discípulos en España, que fueron propuestos por los discípulos más antiguos, y a la que acudieron todos los asistentes al curso y familiares. (ver doc. ¿Quién es un discípulo?)

 

Se terminó este gran día de fiesta con la cena homenaje, en la que los asistentes obsequiaron al Maestro con diferentes regalos particulares, y colectivos, como el reportaje fotográfico en DVD de los 10 años presentado por Pedro Martín de Madrid, un libro con las fotos más representativas, elaborado por Javier Contreras de Barcelona, una caligrafía realizada por el calígrafo Xu Guoliang residente en Madrid encargada por la Asociación, en la que se mostraba el respeto y admiración al Maestro, y por último, la sorpresa que culminó la emoción del Maestro Fu : un busto encargado por la Asociación Yong Nian de España y realizado por el artista conquense Vicente Marín, que realmente sorprendió a todos los presentes.

Días después se envió a China donde se presentó en la cena del 80 aniversario de Fu Sheng Yuan en Shanghai, siendo nuevamente el regalo más sorprendente.

También se leyó un pequeño discurso de Luis Pedrerós que fue quien facilitó la llegada a España del G.M. Fu Sheng Yuan, hace ya diez años .

Lo más bonito y entrañable de estos cursos es el gran ambiente de compañerismo que hay entre los asistentes, con las conversaciones, buen humor y excelente convivencia entre todos, que hacen inolvidables estos momentos y nos hacen desear la llegada del siguiente encuentro.

Curso Monitores Portugal – 2008

Del 11 al 13 de junio se realizó un curso para Monitores de la Asociación Yongnian de España y Portugal con los Maestros Fu Sheng Yuan y su hijo.

Fue una importante ocasión, también, para poner al día los programas para monitor de Yang Taijiquan de la Asociación Mundial Yongnian.

La Asociación Yongnian realizó en Shanghai este año los primeros exámenes de monitor de la Asociación, y España fue el 2º sitio donde se han realizado bajo la dirección del Gran Maestro Fu Sheng Yuan.

Normalmente pensamos que avanzar es aprender la siguiente forma, que es lo que en principio compone el programa de grados, pero la diferencia de nivel está en la calidad o profundidad de conocimiento que el Maestro va desvelando a cada uno, de cada forma y el método de trabajo.

Eso está ahí al alcance de todos pero hay que mantener los 4 principios.

 

Muchas gracias a todos los que participaron desplazándose desde distintos puntos de España y Portugal. Creemos que todos se fueron contentos y que mereció la pena, tanto por el buen ambiente como por el trabajo realizado.

El comentario general fue que se aprendió mucho y hay mucho que mejorar y trabajar. Ahora depende de cada uno.

 

Informe del curso:

 

  • Curso impartido por el Gran Maestro Fu Sheng Yuan y por el Maestro Fu Qing Quan
  • Coordinado por los representantes de España Jose Gago y por el de Portugal Nelson Barroso.
  • Participantes: 32 profesores y alumnos avanzados.
  • Programa: Se cumplió el programa de corregir teórica y prácticamente bajo la supervisión de los 2 maestros las formas de 85, sable, espada y tui shou.
  • Se realizó por 1ª; vez un examen teórico y práctico para el grado de Monitores del la AYNI. El examen teórico es el 60% y el práctico el 40%. Al ser un examen de Monitor la parte fundamental es el examen teórico. Objetivo del teórico: conocer la personalidad, conocimiento, espíritu, etc., del examinado. Es un título de monitor y lo que prima es nuestra capacidad para comunicar lo que sabemos. Objetivo del práctico: unificar los criterios de los pequeños movimientos, comprender y aplicar los 10 principios.
  • También hay un programa para los grados del estilo hasta 9º Duan que pueden servir de modelo para programar las clases y tener grados del estilo diferenciados de la Federación, si se quiere.
  • Otro tema muy importante es que todos practiquemos y sepamos los 13 ejercicios del calentamiento. Forman parte del Estilo, eran enseñados por Fu Zhomg Wen y forman parte del examen. Sirven para crear la base de los movimientos y corregir detalles de brazos y espalda.
  • Se preparó una grabación del curso por temas en distintos DVD, y se les mandará a quienes lo pidan por una módica cantidad más gastos de envío. Han confeccionado dos tipos de chandal una para instructores y otro para practicantes que se pueden pedir (precio 38 €).
  • La Federación China reconociendo a la Familia FU como heredera del estilo Yang ha producido un paquete con 20 DVD con todo el estilo, las formas realizadas por Fu Zhong Wen, Fu Sheng Yuan y Fu Quin Quan, explicaciones de Tui Shou, Fa jing etc. Es digno de tener. Su precio es de 180 €. <ver +>
  • El próximo año como celebración del 10º aniversario de los cursos de Fu Sheng Yuan en España, se realizará un curso especial y se celebrarán nuevos exámenes de grado y de Monitor de la Asociación Yongnian.

 

 

Viaje a China 2007

Llegamos al Aeropuerto de Shanghai el 27 de julio.  Bajar del avión que derrochaba aire acondicionado y entrar en la sauna que es China en verano fue la primera impresión, para algunos ya conocida y para otros novedosa.  Pero curiosamente pronto te olvidas de ello.

Nos recibió Fu Qing Quan, como siempre tan vivo y atento, organizando los traslados al hotel y como siempre, también, acompañado por colaboradores que intentan ser anónimos y casi siempre consiguen serlo.  Nos acompañaron al hotel el chófer de la furgoneta, un alumno de James y la traductora.

Por el camino, no cesaban de señalarnos los lugares por dónde pasábamos, el gran río Huang Pu, la Perla de Oriente, esa torre con aire de mezquita del siglo XXII, las nuevas construcciones que aspiran a ser las más altas del mundo… y llegamos al hotel, situado en el malecón del río en pleno centro de Shanghai.

Después de instalarnos y descansar brevemente nos dirigimos a un restaurante cercano para celebrar el 36 cumpleaños de Fu Qing Quan  y su 30 aniversario desde que su abuelo Fu Zhong Wen y su padre Fu Sheng Yuan, empezaron a enseñarle el taiji de la familia. Allí se encontraban asistentes venidos de Hong Kong, Yong Nian y de otras provincias de China, más otros venidos de India, Australia, Malasia, Portugal y España. Alumnos y amigos de la familia para homenajear y acompañar a esa gran persona que es Qing Quan. Unos tras otros salieron para practicar la forma de 28, hacer trucos de magia, hablar en su honor, entregarle regalos, hombres y mujeres de todas edades demostrando el gran cariño que tienen por esta familia.

A la mañana siguiente comenzamos nuestro entrenamiento con Fu Sheng Yuan y Fu Qing Quan, empezando así el curso que duraría ocho días al tiempo que sucedía nuestro paso por distintas ciudades.

Por la tarde realizábamos visitas por Shanghai, la ciudad que organizará la Exposición mundial de 2010. Compras, fotos, paseos, y por la noche, los que todavía tenían algo de fuelle, subían al bar de la azotea del hotel al aire libre, desde el que hay una vista impresionante de toda la ciudad, iluminada al estilo chino. Una mañana visitamos la fábrica de licor de arroz más grande del mundo, invitados por su propietario, también alumno de la familia.

Dejando atrás Sanghai, Fu Qing Quan nos llevó a su Escuela, un lugar agradable y tranquilo, donde fuimos recibidos con té y frutas. Desde allí continuamos nuestro viaje hacia Hangzhou, una ciudad apacible asentada alrededor de un enorme lago, repleta de vegetación, situada a los pies de las montañas donde se cultiva té verde, uno de los más apreciados del mundo. Nos alojamos en un hotelito con mucho encanto rodeado de naturaleza.

Entrenamientos por la mañana, comidas con espectáculo de virtuosismo en la manufactura de fideos, y visitas turísticas cercanas nos hicieron pasar una agradable estancia en esta ciudad, de la que saboreamos el West Lake, la cruz de Xihu y los masajes chinos, casi el paraíso.

Antes de irnos no podía faltar una visita a una plantación de té que la familia Mei posee desde hace siglos en las afueras de la ciudad. Allí nos hablaron sobre su historia, cultivo, proceso, forma de tomarlo y, por supuesto, nos invitaron a degustarlo. Es el long jin cha (té del pozo del dragón), recogido con la primera lluvia de primavera, secado a mano en unos cuencos de bronce, orgánico, con un aroma muy diferente al té verde que conocemos y un sabor peculiar.

En la última práctica a orillas del lago nos acompañaron un grupo de personas que practican a diario las formas tradicionales que aprendieron con Fu Zhong Wen. No conocían a Master Fu ni a Fu Qing, y la alegría que demostraron por este encuentro inundó nuestros corazones de alegría.

Nuestro próximo destino era Yinchuan, al Norte, cercano a la Mongolia interior.  De allí a Shizuishan, que éste año era la sede del Segundo Campeonato Internacional de Artes Marciales.  En la ciudad se vivía un ambiente cordial. Había participantes de muchos lugares de China y del resto del mundo, y toda la población se había volcado para celebrar este evento.

En la tarde del día siguiente a nuestra llegada se celebró la ceremonia de apertura, en la cual participamos al lado de Master Fu y Qing Quan. Allí estaban otros maestros como Chen Zhenglei y Men Huifeng. A la mañana siguiente asistimos a un gran desfile a orillas de un lago, donde miles y miles de personas participaban y otras miles miraban. El despliegue de medios resultaba inimaginable para nuestros ojos occidentales, acostumbrados a poco bombo y platillo cuando se trata de un acto de artes marciales.

Comenzó el Campeonato que duraría tres días, y en el que se participaba en las diversas modalidades de Wu Shu, con tres tatamis diferenciados, uno para taiji, otro para wushu, y otro para sanda.

Practicar delante de miles de personas con un jurado frente a ti y cuatro árbitros rodeando el tatami, no es lo mismo que hacerlo en tu parque favorito. Pero, una vez dentro, no ves a nadie e intentas disfrutar de ese momento de la mejor manera posible y con calma.

Una bonita experiencia, aderezada con la alegría de varios participantes españoles que consiguieron diplomas y primeros puestos en las modalidades de wushu y taijiquan tradicional, además de conseguir un cuarto puesto en taijiquan por equipos para España y un quinto para Portugal. Hermanos, vecinos y un poco rivales, con gran cordialidad y todo gracias a este noble y respetado arte que nos une.

Después de tanto esfuerzo y relajados por el trabajo hecho, nos fuimos a visitar las tumbas Ming, algún que otro templo y la ciudad del cine, una especie de hollywood almeriense pero a lo oriental.

Al día siguiente, y de paso hacia nuestro próximo destino nos acercamos a ver el inmenso Río Amarillo. Ya en las últimas horas de la tarde, expectantes cruzamos un enorme lago en barco pasando entre grandes islotes de juncos con aves lacustres realizando pequeños vuelos, para llegar a las estribaciones del desierto mongol.

Allí nos encontramos un poblado típico con tiendas de piel sobre armazones de madera. Aquella noche compartimos nuestro sueño y vigilia tras una cena seguida de bailes alrededor de una hoguera, unidos por las manos una variada representación de participantes del campeonato. Para apurar la noche nos agasajamos con un magnífico cordero y una queimada de licores poco habituales en Galicia, que nuestro brujo Sr. Gago se encargó de airear y aplacar.

Después de disfrutar de este peculiar lugar nos fuimos a Beijing. La ciudad se prepara para albergar los juegos olímpicos del 2008 y en relojes colocados en la plaza de Tianamen nos recuerdan que quedan 365 días para su comienzo. Seguimos practicando, yendo de compras, visitando sitios irrenunciables de la ciudad y, en la última noche de nuestro viaje, al final de la cena recibimos los diplomas del curso y comprendemos que se acaba otra experiencia especial.

En estos días se ha creado un vínculo de unión entre todos nosotros, y gracias al esfuerzo de muchas personas todo ha salido bien, nos llevamos un agradable recuerdo, nuevos amigos, una amplia sonrisa, y ganas de repetir otro año.

Handan 2006 – Celebración del 50 aniversario del Taichi Simplificado

Invalid Displayed Gallery

 

Del 25 al 29 de septiembre se ha celebrado en Handan, China el 50 aniversario de la creación de las formas simplificadas de Yang Taijiquan. En el año 1956 el gobierno chino, encargo la creación de unas formas simples  para la divulgación popular del Yang Taiji, basándose en las formas  tradicionales que eran muy largas y complejas.

La celebración del 50 aniversario de las nuevas formas, se realizó en la ciudad de Handan, a unos 400 Km . de Pekín. A escasos kilómetros de Handan se encuentra la aldea de Yong Nian lugar de procedencia de la Familia Yang , que originó y divulgo este sistema de lucha, y en su honor se realizó este acontecimiento en su ciudad.

En la actualidad, el Yang Taijiquan es utilizado como un extraordinario método de relajación y fortalecimiento general del cuerpo.

La asociación Yong Nian de España representó a nuestro país en este acontecimiento  internacional con 3 de sus miembros que más tarde compitieron en el campeonato que allí se celebró : José Gago, presidente de la Asociación en España, Ignacio Moreno vicepresidente, y Mariela Reimundi.

Como parte de los actos de celebración se organizó un Campeonato Internacional de Taijiquan en el que  participaron más de 3.000 personas, 2.000 mil de china y 1.000 extranjeros de más de 40 países.

La ceremonia de apertura se realizó en un campo de fútbol, que estaba repleto de espectadores, con un gran espectáculo de luces y cientos de personas realizando distintas representaciones. Primero el campo se lleno de flores que se movían realizando distintas figuras, con gran colorido y belleza. Después, cientos de jovencitas realizaron una coreografía con abanicos, y cientos de jóvenes con escudos realizaron una representación guerrera. A continuación, un gran número de niños y personas mayores realizaron conjuntamente una demostración de Taijiquan llena de colorido, que resultó realmente emocionante al ver a niños y personas de avanzada edad haciendo Taijiquan todos juntos.

Para finalizar, todos los maestros de más alto grado de China, de la Federación y de todas las Familias de Taijiquan, realizaron una demostración conjunta en el centro del estadio. Fue un acto histórico, allí pudimos ver a Yang Zhen Duo, Chen Zhenglei, Men Hui Feng 9º dan de la Federación , Feng Zhi Qiang, Sun Yong Tian, Wu Shuang Dongbo y otros.

El Gobierno de Handan regaló a los asistentes un tomo con la Historia de las Familia Wu y Yang en la que incluye a Fu Zhong Wen (casado con Zou Kuei  nieta de Yang Zou Yuan hermano de Yang Chen Fu), Fu Sheng Yuan y a su hijo Fu Qing Quan.

La ceremonia se cerró con la actuación de un famoso cantante chino que entusiasmó a todo el público.

Entre los días 26 y 28, miles de personas se reunían en la plaza de Handan delante del museo de la ciudad a las 6:00 de la mañana, para asistir a las clases abiertas que de 6.00 a 7.00 h. impartían los maestros de las distintas Familias de Taijiquan y los más altos grados de la Federación China. Todo un lujo que hacía muy difícil decidir en qué grupo participar.

 

La competición comenzaba a las 8.00 h. y estaba dividida en dos categorías, mayores y menores de 40 años, y a su vez en individual y grupo siendo un mínimo de 6 personas.

José Gago, veterano profesor con más de 26 años como docente, nunca había competido, pero animado por el Maestro Fu, se inscribió, y a sus 48 años, compitió en la categoría de mayores alcanzando dos medallas de bronce en su primera competición.

Ignacio Moreno, vicepresidente de Yong Nian España, fue la revelación del Campeonato ganando la medalla de oro en la forma tradicional de 28 Yang y compitiendo como único occidental en la modalidad de Tui shou.

En el primer combate el árbitro le indicaba a Ignacio que cambiara la posición de los pies y la gente se reía pensando “pobre españolito”, pero cuando empezó el combate, fue el competidor chino el que se fue al suelo en varia ocasiones e Iñaki ganaba el 1º combate ante la sorpresa de los asistentes, que lo aplaudieron largamente.

Todos los competidores chinos de su peso (70- 75 kg .) querían pelear con él.

Por la tarde en el 2º combate, Iñaki estuvo cerca de dar nuevamente la sorpresa. Su oponente, más veterano, fue amonestado en tres ocasiones por realizar técnicas incorrectas, pues veía muy difícil ganarle al español. Finalmente, el combate acabó con 6 puntos para el competidor chino y 4 para Iñaki, que fue muy aplaudido por todo el público y felicitado por los competidores.

Mariela Reimundi de Tarragona, en mayores de 40 años, también consiguió una meritoria medalla de bronce.

La Competición de Taijiquan con más de 3000 participantes fue un espectáculo. Se competía en cuatro pistas simultáneas en un pabellón, y en otras dos pistas en otro pabellón cercano.

En algunas categorías había tantos participantes que tenían que participar de seis en seis, y los árbitros tenían que puntuar a los seis simultáneamente. Realmente fueron unos días duros para los árbitros.

En la modalidad de grupos podían verse numerosas personas de más de 70 años compitiendo con una calidad extraordinaria, tanto en las formas de manos de distintos estilos, como en las armas. Era un espectáculo impresionante ver todos aquellos grupos realizando distintas figuras sobre el tapiz, al tiempo que realizaban la forma.

Fue una experiencia impresionante que pronto pondremos en marcha en España, desde el Departamento de Wushu de la R. F. Española de Judo, para realizar el 1º Campeonato de España de Taijiquan y Tui Shou, siguiendo las directrices de la Federación China.

 

El día 28 por la tarde, en más de 20 autobuses, nos desplazaron a Yong Nian para realizar la ceremonia de clausura,  en la aldea de la Familia Yang y Wu. La comitiva escoltada por un gran número de policías, se convirtió en una auténtica atracción, y miles de chinos llenaban las carreteras para saludarnos.

Visitamos el interior de Yong Nian, una ciudad completamente amurallada y rodeada por un río, solo hay un puente para entrar o salir.

En el interior de la ciudad se encuentra la casa de la Familia Wu , una familia noble que dió origen al Wu Taijiquan, y en el exterior, como a 1 km ., se encuentra la casa de la Familia Yang.

En una gran plaza en el exterior de la ciudad se realizó la ceremonia de clausura con la asistencia de las personalidades políticas y deportivas más importantes de la región de Hebei .

Viaje a China 2006

CRÓNICA VIAJE A CHINA 2006

Aterrizamos en Beijing el 29 de Julio, y al bajar la escalera del avión una bruma espesa y caliente nos recibió con intención de no abandonarnos durante todo el viaje pegándonos la ropa al cuerpo como una segunda piel.
Nos habíamos imaginado un alojamiento espartano con baños compartidos, pero, a medida que nos íbamos acercando al único hotel de la calle, vimos que a la sobriedad le colgaron todas las estrellas del hotel y se convirtió en lujo oriental. El recibimiento fue cálido y afectuoso, y el primer paseo de aquella tarde terminó en un mercadillo de antigüedades y la primera cena china con palillos.
Al día siguiente conocimos a nuestros maestros de la Universidad de Pekín : maestro Men y maestro Wang, además de la compañía de nuestro maestro Fu y su hijo James.
Desde el primer día tuvimos que acostumbrarnos a practicar siendo observados y “escaneados” con detalle, y las múltiples correcciones nos hicieron ver el largo camino que nos esperaba hacia el conocimiento. Eso estaba bien.
El examen estaba a la vuelta de la esquina; practicábamos todas las mañanas y algunas tardes de nuestra primera semana de estancia en China.
De no ser por el ejercicio, nuestros estómagos jamás hubieran podido digerir tanta comida en períodos tan cortos de tiempo: la abundante y variada comida oriental se nos juntaba con la misma abundante y variada cena con las autoridades del deporte y la política, que nos recibían con todos los honores.
Cada restaurante visitado nos daba la bienvenida con comida especial para la ocasión, y desde luego, con la idea de que tiene que sobrar mucha comida para que sea un verdadero banquete.
Hubo quien solo comió sandía durante todo el viaje, pero la mayoría disfrutó comiendo manjares presentados como obras de arte. Muchas cenas se adornaban de espectáculos de circo, homenajeando nuestra visita a la ciudad y los niños chinos nos miraban a nosotros como el verdadero espectáculo.
Llegó el esperado examen con el temblor reflejado en las manos de todos sin excepción: desde los profesores hasta los alumnos. Nuestro maestro Fu nos animaba y nos reconfortaba con su presencia. Pero, el temblor incontrolable se unía al calor sofocante del local y al traje oficialmente abotonado de taiji.
Finalmente, la nutrida expedición venida de ultramar quedó en buen lugar, porque nuestras solicitudes para el duan fueron aprobadas. Todos sin excepción, nos sentimos privilegiados por estar en el lugar de origen del taiji siendo evaluados por los mejores maestros de la Universidad de Pekín.
A partir de ese momento, ya más relajados, madrugábamos a las cinco de la mañana para practicar taiji en el parque que teníamos a diez minutos del hotel. El mundo entero parecía haberse puesto de acuerdo para levantarse tan temprano y congregarse allí. Lo cierto es que eso lo hacían todos los días de su vida jóvenes y mayores, antes de la jornada laboral, practicando todo tipo de disciplinas: abanico, diábolo, espada, qigong… Nos pareció ejemplar.
Nos permitían acoplarnos a sus grupos de taiji con total naturalidad y nos sentimos como en casa. Cuando terminábamos nos esperaba un desayuno con sopa china, arroz y tallarines, entre otras cosas .El café y las toscas tostadas fueron una concesión del hotel a nuestros gustos occidentales.
Por las tardes recorrimos Beijing: El templo del cielo, la Ciudad Prohibida y algún callejón con comida especializada en churrasco de alacrán.

En la ópera de Pekín oíamos aquellos sonidos imposibles con una taza de té con pastas, sorprendidos por el espectáculo y por la amabilidad con la que fuimos tratados.
Vivimos la peor inundación de la temporada dentro de un autobús, durante cuatro horas organizando salidas para buscar comida con el agua de las calles tapando las ruedas de los coches.

El viaje prosiguió hasta Handan, y allí nos recibió el “séquito” del servicio del hotel uniformado y sonriente. El hotel aún era más espectacular que el anterior. Por la noche James nos llevó a la plaza próxima al hotel donde sus alumnos nos hicieron una demostración de la forma de vientiocho y de sable.
Nosotros lo hicimos al día siguiente, nos felicitaron y se sorprendieron.
Imaginamos que tendríamos que ser tan raros para ellos como para nosotros 70 esquimales en Orense practicando la muiñeira ,por poner algún ejemplo.
Nos sacaron cientos de fotos.
Después de Handan visitamos Yong Nian, la ciudad del maestro Fu y allí practicamos Taiji ante el mausoleo de su padre. El pasado y el presente parecían estar unidos en aquellas paredes repletas de fotos custodiando en silencio la “tradición de la forma”.

Le siguió la ciudad de Luoyang, donde miles de budas de piedra de todos los tamaños llevan siglos sentados e imperturbables custodiando “Longmen Shik”.
En el monasterio de Shaolín, monjes de todas las edades nos hicieron una demostración de lo que es el dominio del cuerpo con concentración y disciplina, mientras a las puertas del templo ardían decenas de varas de incienso subiendo aún más si cabe la temperatura.
Desde el autobús la muralla China se asomaba como la cola de una serpiente interminable y cuando llegamos agradecimos al emperador Quin sus ansias megalómanas al mandar construir semejante cicatriz en pleno corazón de China.
Un tren sin aire acondicionado nos llevó a Xi’an, la antigua capital de China. El aire era aún más irrespirable y el hotel más grande que los anteriores.
Siempre que podíamos practicábamos taiji por las mañanas, y más tarde, otra vez el delirio del emperador Quin nos mostró el esplendor de los guerreros de terracota enterrados con él para defenderlo en la muerte.
Visitamos la fábrica de seda, la de cerámica y la muralla de Xi’an. El aire quemaba los pulmones de caliente que era y por la noche nos metimos vestidos en las fuentes luminosas, secándonos al instante.

Nuevamente el tren nos llevaría a Beijing para volver a España, quedándonos con la esperanza de regresar. Nos esperaba la práctica diaria para emprender nuestro propio camino personal.